► Promoviendo el ejercicio del derecho a la salud de las mujeres indígenas de Bolivia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Miércoles, 01 de Febrero de 2017 14:03

01 de febrero

Según el Estudio Nacional de Mortalidad Materna en Bolivia publicado por el Ministerio de Salud en la gestión 2016, 538 mujeres murieron en el 2011 a causa de complicaciones durante el embarazo, parto y puerperio (42 a la terminación del embarazo) entendiendo que independientemente de la duración y el sitio del embarazo, nos referimos como complicación a cualquier causa relacionada o agravada por el embarazo mismo o su atención, pero ¨no por causas accidentales ni incidentales (OMS)¨.

foto 1 art

El mencionado documento atribuye como principales causas de deceso las hemorragias, hipertensión y abortos; además se menciona que varias de estas muertes se dieron en domicilios o durante el traslado a un centro de salud, con o sin participación del personal de salud de la zona, concluyendo que dichas pérdidas podrían haber sido prevenidas o evitadas.


En la investigación “El Enfoque Intercultural en la Atención de la Salud Materna” publicado por el Viceministerio de Medicina Tradicional Interculturalidad el 2007, menciona que existe un porcentaje significativo de mujeres que prefieren llevar acabo su parto en domicilio con la ayuda de su esposo y/o familiares, siendo el principal móvil de esta decisión, el temor o la sensación de inseguridad a ser intervenida por personas del servicio ajenas a su entorno próximo y de confianza. Actualmente la realidad no es muy diferente a la anteriormente descrita, y como estrategia el Estado Boliviano mediante el Ministerio de Salud dispuso la otorgación de un bono (Bono Juana Azurduy de Padilla) a todas aquellas madres que cumplan con sus 4 controles prenatales y tengan su parto en el servicio de salud; las coberturas mejoraron, pero aún así se siguen dando partos domiciliarios.

foto 2 art foto 3 art

A partir de lo expuesto salen a relucir tres de los principales problemas por lo que se atraviesa en la realidad boliviana con respecto a la mortalidad materna: aún existe poca demanda de atención de partos institucionales por las mujeres, relacionada a las condiciones de los espacios de salud, que si bien pueden ser antisépticos y bien equipados no responden a las necesidades de las usuarias a nivel cultural, el imaginario de calidez e intimidad que se encuentra en la habitación de una vivienda implica la sensación de confianza y seguridad, en contraposición con una sala de parto hospitalaria fría y ajena a la usuaria. Otro problema, es que en el servicio de salud por lo general no se toman en cuenta los requerimientos y necesidades de la mujer para la atención del parto, los protocolos y procedimientos son casi mecánicos, pero la experiencia del parto es muy particular e íntima para cada mujer que vive esta experiencia. Por último, el respeto a las creencias y costumbres de las mujeres se constituye en una demanda silenciosa pero latente, ya que dadas las condiciones necesarias al respecto, la mujer tiene la potestad de decidir cómo y dónde prefiere que sea atendido su parto para sentirse en la suficiente confianza y seguridad, brindando mejores condiciones para desarrollar la experiencia de tener un hijo con los menores riesgos posibles. 

 

Frente a esta realidad, Medicos del Mundo España, en Bolivia viene desarrollando acciones enfocadas a bridar apoyo al Sistema Público de Salud para fortalecer los enfoques intercultural y de género, en miras de prevenir y visibilizar la “Violencia en los Servicios de Salud” (tipificada en la Ley N° 348 “Ley Integral Para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia”). Durante más de una década y hasta la fecha se encuentra promoviendo la interculturalidad en salud, a fin de coadyuvar el “…desarrollo de procesos de articulación complementariedad entre diferentes medicinas (biomédica, indígena originaria campesina y otras), a partir del dialogo, aceptación, reconocimiento y valoración mutua de sentires, conocimientos y prácticas, con el fin de actuar de manera equilibradamente en la solución de los problemas de salud en busca de la calidad en la atención…” (SAFCI, 2010).

 

El apoyo en la mejora de la oferta de los servicios de salud hacia las mujeres durante el embarazo, parto y puerperio, es un reto asumido de manera conjunta entre el personal de salud, junto a los médicos/as tradicionales, parteras/os, y el apoyo de Medicos del Mundo, mediante la implementación de salas de parto con adecuación cultural, respondiendo a la demanda basada en el ejercicio de derechos, promoviendo la libre elección de la mujer y su familia respecto a dónde, cómo y por quién quiere ser atendida, considerando la existencia de parteras/os en las distintas zonas de actuación, reproduciendo prácticas tradicionales ancestrales respecto a la atención del parto y las costumbres antes, durante y después del mismo relacionado a las creencias y religiosidad de estas comunidades. La capacitación al Personal de Salud en autoestima y relaciones interpersonales, derechos humanos, género y marco normativo, interculturalidad en salud, protocolos de atención materna con enfoque intercultural e idiomas locales como el aymara (idioma materno de la población del altiplano sur del Departamento de La Paz, una de las zonas de actuación de Médicos del Mundo en Bolivia), es otra acción fundamental que conduce a acciones de articulación y complementariedad entre conocimientos y prácticas de la medicina tradicional y la académica, contribuyendo así a garantizar un mayor y mejor acceso a la salud.

 

Siguiendo el mismo objetivo, está la generación de información relacionada a la “reorientación de los servicios de salud” (parte de la estrategia de implementación de la política SAFCI en Bolivia). Los registros de atenciones del control de embarazos, partos institucionales, puerperio hasta los 42 días después de concluido el embarazo, y el control del recién nacido mediante el relevamiento de información vinculada a las coberturas de vacunación, atenciones integrales dentro y fuera del servicio de salud, las visitas domiciliarias, la clasificación y seguimiento según grupos de riesgo personal, familiar y comunitario, así como la identificación y monitoreo de las determinantes sociales de la salud mediante las Salas Situacionales en los establecimientos de salud, son datos de gran importancia al momento de evaluar la implementación de la Política de salud SAFCI y su estrategia, la Promoción de la salud. En la misma línea, se realiza la sistematización de las experiencias y aprendizajes de forma permanente y dinámica, coadyuvando en la elaboración de guías operativas al Ministerio de Salud, que orienten la implementación de dichos procesos en otras regiones del país.

 

En el marco del fortalecimiento a las principales actoras de dicha realidad, las mujeres, se prioriza a aquellas que cumplen el rol de autoridades y lideresas, capacitándolas en el análisis y reflexión sobre la Ley N° 348, con énfasis en los 16 tipos de violencia, equidad de género e igualdad entre mujeres y hombres e incidencia y participación política. De la misma manera, promoviendo la participación de las mujeres en espacios de toma de decisiones: Mesas Municipales de Salud, asambleas generales en la comunidad y reuniones de los Comités de Análisis de la Información (CAI), sin dejar de apoyar al desarrollo de encuentros entre mujeres autoridades municipales y comunitarias, para identificación e incorporación de proyectos con enfoque de género en los Planes Operativos Anuales y Planes Municipales de Salud.

foto 4 art foto 5 art

Aún quedan retos y desafíos a considerar en miras de la continuidad y sostenibilidad de los procesos descritos, entendiendo que todos/as los actores/as involucrados/as, personal de salud, autoridades en salud de diferentes niveles de toma de decisiones (Municipal, Departamental, Nacional), médicos/as tradicionales y parteras/os, mujeres lideresas y la comunidad en general, tiene la gran responsabilidad de apropiarse de los alcance y procesos llevados a cabo hasta este momento, considerando que la cooperación se manifiesta como apoyo y asesoramiento técnico que a la larga debe ser transferido para responsabilidad de los/as directos/as implicados/as.


Adriana Mondaca Avilés - Equipo Médicos Mundo


 

Última actualización el Jueves, 02 de Marzo de 2017 13:07