PDF Imprimir E-mail

11 de agosto

Bolivia en el presente, dio grandes e importantes pasos a nivel legislativo para precautelar el mandato de equidad e igualdad entre mujeres y hombres. Un ejemplo de ello es nuestra Constitución Política del Estado, la cual en toda su extensión devela un enfoque inclusivo, y promueve la equidad de género estableciendo derechos y obligaciones para todas/os los ciudadanos bolivianos en el marco del valor supremo de la justicia, para la construcción de una sociedad más armoniosa y sin discriminación social.

Sin embargo, la norma aún carece de una real y efectiva aplicación en la resolución de conflictos, manteniendo y acrecentando la situación de vulnerabilidad de mujeres frente a diversas y permanentes problemáticas sociales como las violencias basadas en género, la dificultad de acceso a tierra u otras propiedades, los limites en la participación política de mujeres y sus liderazgos, etc. El acceso a la salud y su ejercicio pleno como derecho también se constituye en un problema de gran relevancia en nuestros contextos, ya que continúa siendo marcado por barreras socioculturales que evidencian un cúmulo de acciones pendientes en los procesos de construcción de comunidades más equitativas y horizontales.

La política nacional de Salud Familiar Comunitaria e Intercultural basada en la estrategia  de promoción de la salud, hace carne un proceso político de movilización social, intersectorial, transformador de determinantes de la salud, realizado en corresponsabilidad entre la población organizada, autoridades, el sector salud y otros sectores para Vivir Bien. La visibilización y la toma de decisiones respecto a las necesidades y demandas en salud, particulares y específicas desde una mirada de género, se suman a este proceso abriendo más y mejores posibilidades para el cambio y la transformación social.

Art  muj lid 11082018 01 1 Art  muj lid 11082018 02

Las palabras “cambio” y “transformación” implican una gran responsabilidad y compromiso de las/os diversas/os actores sociales de la realidad boliviana. Una experiencia positiva y clara de ello está en el municipio de Sapahaqui,  Provincia Loayza del Departamento de La Paz. Desde inicios de la presente gestión, en el sector de salud denominado “Muruhuta”, mujeres y hombres del lugar se organizaron en una “reunión comunal de planificación” para que, de manera participativa lleguen a plantear propuestas consensuadas y tomar decisiones acerca de sus principales necesidades y demandas por cada una de sus comunidades y del sector en general. Entre dichas resoluciones, las acciones más recurrentes fueron acerca de medidas preventivas para la protección de la salud que fortalezca a los diferentes grupos etarios del sector. Se propuso mejora de la infraestructura para el establecimiento de salud, hablaron de campañas de vacunación y de limpieza. Pero un aspecto transversal que se consideró fue la necesidad de contar con información.

¿Información acerca de qué? Dicha pregunta fue dando vueltas en las cabezas del personal de salud del sector, convirtiéndose en el punto de inicio para repensar en las demandas diferenciadas de las mujeres como una población concreta con necesidades específicas; ¿Y si hacemos algo más? Fue la otra pregunta que reavivó la llama y la expectativa de las/os participantes de la reunión comunal donde se hallaban presentes directores, jóvenes, adolescentes, mujeres, mallkus (autoridades comunales), autoridades en salud, responsables de control social, y diferentes organizaciones de la sociedad civil que representaban a su comunidad. Y en ese “hacer algo más”, se escuchó una voz femenina que manifestó “antes teníamos una organización (de mujeres), pero nos hemos perdido porque no hay quién nos capacite y no sabemos cómo hacer…”.

En la comunidad de Muruhuta del municipio de Sapahaqui, se organizaron en gestiones pasadas a un grupo de mujeres quienes tenían como fin realizar acciones para acceder a agua potable para su comunidad. Después de varias peripecias, cartas y gestiones lograron cumplir su objetivo demostrando que la unión hace la fuerza en el ejercicio de los derechos básicos, pero diferentes dificultades evitaron que se mantuvieran unidas y llegar a la consolidación de su organización (Dr. Roly Conde).

La mecha fue encendida, era el momento adecuado para tomar decisiones y actuar. La motivación del personal a la cabeza del médico responsable del Centro de Salud Muruhuta, Dr. Roly Conde, impulsaron la iniciativa de hacer un curso de liderazgo en salud destinado específicamente para mujeres  incluyendo temáticas para la prevención de violencia; siendo de agrado y aprobación de la concurrencia. Es así que quedó plasmado en un acta  el compromiso de llevar a cabo la importante misión de formar nuevas lideresas.


Art  muj lid 11082018 03

Art  muj lid 11082018 04

La capacitación de lideresas empezó con el reconocimiento del  cuerpo principalmente de las mujeres, se planteó la consulta acerca de cómo fue cuando llegó  la primera menstruación. Ellas se sorprendieron y sonrojaron al principio, manifestando que: “de eso  no se hablaba”, “yo pensé que me había herido y me iba a morir”; También se habló sobre cuidado del cuerpo y anticoncepción, dando lugar a expresiones y percepciones en relación a salud sexual y salud reproductiva.

En el segundo módulo se habló acerca de la liderazgo y autoestima, dando inició a los procesos de empoderamiento para mujeres, reflexionando colectivamente y entendiendo que son propietarias de un cuerpo que siente, que ama, que sufre, que encierra temores y alegrías, y que mediante el fortalecimiento del autoestima se puede lograr un equilibrio que responda a una calidad de vida óptima.

Aún quedan tres módulos por desarrollarse: Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, prevención de la violencia en razón de género y derechos de las mujeres; por lo que las mujeres que son parte del mencionado proceso formativo del sector de Muruhuta, se encuentran motivadas, y el personal de salud cada vez más involucrado, empático con la lucha de ellas, y  más claro que el propósito no es solo informar.  Médicos del Mundo, también es parte de dicho proceso, apoyando en la elaboración y el desarrollo de los módulos, los cuales serán replicados en otros municipios que conforman la Red de Salud N° 13 del departamento de LaPaz.

Tania Trigo Claure - Equipo Médicos del Mundo